EL ENTORNO: Adiestramiento Canino

viernes, 24 de abril de 2020

Motivación con dos juguetes

                 MOTIVACIÓN CON DOS JUGUETES


En mi cotidianidad, cuándo observo a los perros jugar en el parque, me pregunto, ¿Cómo lograr que el perro ponga tanto entusiasmo al juego conmigo tal cual lo hace con sus amigos de cuatro patas?
He encontrado en el mundo deportivo canino la respuesta a esa pregunta, sin desestimar el juego que hace nuestro amigo peludo con los otros alborotadores del parque.
Al observar a mi amigo el perro, reunirse en el parque e iniciar una constante correlona entre sus copartidarios que hace rato lo están esperando, observo toda su actividad física que realiza, la resistencia y la emotividad que deja en el tapete natural, en el pasto él se restriega todo su cuerpo, mientras un amigo suyo le muerde alguna extremidad, el otro, lo espera con los cuarto anteriores postrados en tierra y sus posteriores listos para iniciar la carrera para algún rincón del parque.
La motivación se observa y huele a perro sudado, las babas del uno esta sobre el dorso del otro, el ladrido de aquel incitando que aquella se mueva para perseguirla o hacerla salir de un buen refugio, mientras da uno respiro de descanso antes de iniciar otra maratón como la anterior.
Es ahí donde me encuentro con la teoría de la motivación, aquella que dice que el mejor momento para enseñar o aprender es cuando la motivación esta en su punto más adecuado.
¿Cuándo es el punto adecuado? ¿La motivación se puede medir? ¿Mientras un perro corre o ladra o coge una pelota puedo enseñar? ¿Cómo reflejo lo emocionante de un gran juego y lo pongo a disposición para el aprendizaje?
Mi respuestas a esas preguntas no las tengo, lo que tengo es la capacidad de poder trasladar la motivación que observo en el parque, a un juego lúdico con mi perro, ese juego que le hace despertar todo lo emocionante que es correr, aprender y divertirse. Poder relacionarse y no tener ningún punto de quiebre mientras juego. ¡Ah! Y aprende.
Para no extenderme mucho, he tomado como base de aprendizaje del juego con el perro a dos maestro del adiestramiento canino, Ivan Balavanov, https://www.youtube.com/watch?v=xgx6zWS1r_g y en la pagina de Leerburg, donde encontré grandes artículos sobre la motivación y la emoción en el juego con el perro.
Por último, quiero decirles que tengan en cuenta el concepto de la motivación que es muy importante, la motivación es una U invertida, donde su base es baja motivación por un lado y por el otro es demasiada motivación sin control, lo que quiere decir que poca motivación o exagerada motivación dará unos resultados pobres para aprovecharlos. Una motivación media o una muy alta motivación dará unos resultados medios. Siendo la mejor motivación cuando esta en la asintota de la U invertida, esa posición, si se le puede decir así, es donde la motivación no es muy o exageradamente alta o baja. Es ahí donde podemos tener a nuestro perro jugando con nosotros y sacando  provecho de todo su repertorio. https://ideasparatuempresa.vodafone.es/la-teoria-de-la-u-invertida-y-su-aplicacion-en-la-empresa/

Aquí le dejo un pequeño video de como yo logro que mi perro alcance una buena motivación.
EL ENTORNO

Edwin Velasco.













lunes, 28 de marzo de 2011

Para los amigos de los equinos


PARA LOS AMIGOS DE LOS EQUINOS
Si, para los amigos de los equinos también se abren estas páginas; hay tantas cosas sobre las que es necesario conversar, indagar, investigar. Hay tantas experiencias qué compartir y tantos beneficios por obtener y degustar de esta relación entre el hombre y el caballo, que empezó penas hace seis millones de años. Como lo afirmamos de los grandes amigos, podríamos decir de los caballos: “Nunca terminan de sorprendernos”
No hace falta una revista  más que hable de ferias y de festivales equinos, de sus fabulosos precios de otros días y de los artilugios para imponer una estética determinada a un animal que es la belleza hecha criatura en las praderas.
Pero consideramos que es importante abrir un espacio para hablar de otros temas, de los que poco o nada se escucha o lee; y me atrevo proponer algunos:
-          Etología  equina aplicada.
-          Doma Racional, Doma India o Maneja Natural.
-          Monturas y blanduras que matan.
-          Frenos, espuelas y otras herramientas de tortura.
-          Nutrición, y diseño de estrategias de nutrición.
-          Jaulas, pesebreras y corrales.
-          El caballo como coterapeuta, como espejo del comportamiento humano.
-          El caballo criollo Colombiano y sus características.
-          El caballo de trabajo y sus problemas.
Y muchos más que los interesados sabrán proponernos.
Invitamos especialmente a participar en este espacio equino, a los curiosos, observadores, los estudiosos, los investigadores. A aquellos que aunque ya se hayan comprado sus primeras botas texanas y su sombrero vaquero, no se creen aun expertos en genética, reproducción o capaces de curar cualquier cólico. Esperamos la participación de profesionales, es decir de aquellas personas que viven con los caballos, los conocen y de ellos derivan satisfacción, ingresos y diarias preocupaciones.
Queremos hablar básicamente del caballo, no necesariamente, del Pasofino, del Cuarto de Milla, de Belga, del Andaluz o del Pura Sangre Inglés y a no ser para alguna referencia ilustrativa, no nos queremos referir a la yegua  tal o a tal o cual campeón hijo de zutano o de mengano. El caballo genérico, el que nos ayuda en el trabajo, el que nos lleva a pasear, el que nos levanta el ánimo y nos cura de las vanidades, es el que nos interesa.
El hombre ama más aquello que conoce y solo defiende lo que ama. Es por eso que los estamos invitando a conocer el caballo, a aprender el caballo y a aprender  del caballo, Caballeros.
Esperamos sus aportes y comentarios en encausandobrios@gmail.com

viernes, 25 de marzo de 2011

Para los Amigazoos

Quien trabaja en pro del bienestar de los animales: mascotas caninos, felinos, equinos y aves; deberá considerar el foco de su actuar dentro del universo de acciones que racionalmente son de esperar en la vida moderna e informarse para que su actuar sea consecuente y responsable.

Debe trabajar en la solución de los problemas que los animales tienen entre sí y con las personas, los problemas que afectan su salud física y mental. Debe interesarse en la preservación de las especies y en que sus interrelaciones sean las que conduzcan al mejor beneficio mutuo, evitando el abuso, el descuido y propiciando la mejora de la calidad de vida de todos los implicados.

Hay animales en estado semisilvestre en las ciudades. Animales abandonados por sus dueños. Animales maltratados de diferente manera: cautivos, amarrados, enfermos, faltos de alimento, utilizados en peleas y obligados a “deportes” infames. Mascotas maltratadas por ignorancia de sus dueños, mal alimentados, tratados indebidamente, sometidos a relaciones estresantes, en espacios inadecuados, golpeados y víctimas de enfermedades físicas y mentales que por ignorancia, pobreza o irresponsabilidad, no se atienden.

Quien dice trabajar por el bienestar de los animales, debe reflexionar sobre esto y ubicar su actuar adecuadamente dentro de la cadena de servicios que se prestan y tratar de que se llenen los vacíos que aun se encuentran.

La buena voluntad no basta, y muchas veces es perjudicial o contraproducente. Quien se interesa en estos temas debe ser capaz de una profunda autocrítica y de una gran capacidad de estudio y de gestión; y sobre todo ser capaz de coordinar actividades con otras entidades similares dejando de lado celos y rivalidades o la hipócrita actitud de lavarnos las manos con lo poco que hacemos, que muchas veces no alcanza ni para satisfacer la vanidad y el ego de quien ejecuta algunas acciones aparentemente benéficas en pro de los animales.

Podríamos coincidir en que los animales tienen unas necesidades primarias, que el hombre por ser responsable de haberlos domesticado, debe satisfacer, entre las cuales enumeramos:

- Alimento.

- Abrigo.

- Salud.

- Reproducción.

Para atender estas necesidades, en el mundo moderno han surgido personajes que podríamos denominar genéricamente: Defensores de Animales, y ellos han creado instituciones denominadas: Sociedades Protectoras de Animales. En su entorno han surgido, Escuelas de veterinaria, albergues, clínicas, escuelas de adiestramiento, centros deportivos, criaderos, fábricas de alimentos, centros de belleza animal, almacenes de juguetes, prendas, herramientas y otros. Muchas de estas instituciones devienen en negocios, no todos responsables y respetables, y en centros de beneficencia que poco ayudan a la solución verdadera de los problemas.

Como puede verse, el hombre, la sociedad, el gobierno y sus instituciones, hacen esfuerzos o desarrollan actividades “a favor de los animales” y sería falso decir que se interesan verdaderamente en solucionar los problemas de los animales. La gran mayoría de las veces son los animales los que les sirven de pretexto para lograr dividendos, para ganar aplausos, para esconder sus propios traumas o para tranquilizar su conciencia.

No pretendo desconocer el esfuerzo e interés auténtico de muchas personas, instituciones e investigadores y es a ellas que va dirigida esta reflexión e invitación a que trabajemos mancomunadamente.

Alimentar, no es quitar el hambre, va mucho más allá y tiene que ver con la nutrición, la especie, la raza, el estado de desarrollo biológico del individuo, la actividad de cada espécimen, sus tareas, destinación, preñez, salud, etc. Pero casi siempre a nuestras horas de comer, le echamos cuido a los animales, y cuando mucho nos fijamos en la cantidad, más por consideración al precio de dichos alimentos, que teniendo en cuenta su calidad y sus necesidades. Y de esa forma nos encontramos con perros desnutridos que comen tres veces al día, con animales obesos con grandes problemas musculo esqueléticos, con fallecimientos tempranos a causa de enfermedades creadas por la ignorancia en el concepto de nutrición de sus dueños.

A la gran mayoría de los ciudadanos, nos alarman los perros y gatos callejeros. A unos por compasión, a otros por salud, a otros por seguridad física y a otros por estética. Y de allí nacieron los albergues. ¿Qué clase de albergue es una jaula atiborrada de perros compitiendo por espacio, por comida, por aparearse, por el liderazgo; revolcándose entre sus eses y contagiando a otros de sus patologías y sus inestabilidades?

Como no existe el albergue ideal, tenemos que concluir que en los albergues que conocemos, en mayor o menor medida, se dan las situaciones que describimos y otras no dichas y todas son susceptibles de mejorar.

En todos los Defensores de Animales y en todas las Sociedades Protectoras de Animales, son patentes los esfuerzos por devolver y mantener la buena salud a sus protegidos, pero difícilmente estos esfuerzos van más allá de la desparasitación interna y externa, unas vacunas y un baño de frecuencia incierta.

La preservación de las razas y de las especies es otra de nuestras preocupaciones. Los criaderos luchan por mantener la pureza de las razas, respondiendo a criterios de moda esparcidos por los medios de comunicación y la publicidad y con pocos criterios y recursos para evitar los problemas derivados de la endogamia. Los refugios, los cosos, los albergues, se esfuerzan por la esterilización de todos los que pasan por sus predios y algunos por su identificación por medio de microchips.

La adopción es una estrategia a que muchos acuden con el fin de evitar el sacrificio innecesario de mascotas. Pero ¿querer tener una mascota, o regalar un perrito a mi hijo o a un anciano solo, será criterio suficiente para entregar a un animal a un nuevo dueño?

La eutanasia tan practicada, ¿se justifica, porque el albergue está colmado o porque tal o cual perro muestra comportamientos agonísticos, ansiosos o está viejo?

El perro es el mejor amigo del hombre, pero no siempre el hombre es el mejor amigo del perro.

Es claro que si nos interesan verdaderamente los animales debemos ir un poco más allá de los que hacemos, pues no podemos negar, que lo que hacemos hasta ahora, se ha convertido en un círculo vicioso que lleva a un cachorro, desde un criadero, hasta un hogar donde es mal criado, descuidada o irresponsablemente alimentado, tratado como si fuera un niño; lo cual genera comportamientos indeseados y peligrosos; maltratado u olvidado y no pocas veces abandonado. Y al ser abandonado va a la calle donde luego de sufrir mil y un infierno, se reproduce instintivamente entes de morir bajo las llantas de un carro o ser recogido por alguien que lo llevará a un refugio donde le espera: unos días de hacinamiento, la castración, una adopción más o menos irresponsable que hará que se repita el ciclo o la eutanasia.

Xxxxxxxxxxxx

“Todo ser vivo debe dar su mejor servicio a la preservación de su propia especie”

La expresión anterior, que no es mía, justifica que respetuosamente el animal sea objeto y sujeto de investigación en todos los posibles campos, dentro de estrictos criterios éticos. Es por eso que la academia, las instituciones especializadas, los investigadores y los tenedores de mascotas, debemos desarrollar investigaciones que llenen los grandes vacíos de conocimiento que hoy tenemos.

Podría haberse pensado que el caballo estuvo en amenaza de desaparecer o de convertirse en solo aportador de carne y pieles para el servicios del hombre, luego de inventarse los motores de vapor y eléctricos. Pero no; aparecieron los deportes, la equitación recreativa, el circo y sus delicados espectáculos ecuestres, y un poco más elaborados y altruistas, su utilización como coterapeuta en procesos de tratamiento de múltiples enfermedades y síndromes que padecemos los humanos. Esto ha representado un gran aporte para la preservación de los equinos.

Parangonando esta experiencia a los caninos y otros animales, es posible pensar que hay en los refugios de mascotas, un sin número de especímenes que podrían salvarse de ese círculo vicioso que antes describí, sí juiciosamente nos ocupamos en investigar y aplicar lo obtenido con la investigación, a disciplinas como el deporte, la pedagogía, la dogo terapia, el entrenamiento de ellos como animales de compañía para muchos seres humanos que los requieren, como son los enfermos, los ancianos, los niños, los discapacitados, como lazarillos, o acompañantes de rescatistas, policías, pastores, etc.

Lo común, hasta ahora, es que un perro que entra a un albergue saldrá adoptado por una familia o en una bolsa plástica como deshecho biológico. Esta última alternativa es la que sufren los perros que presentan comportamientos indeseados o los que no son de razas de moda.

Es imperativo trabajar para solucionar:

1. La reproducción descontrolada o irresponsable.

2. La falta de atención en los albergues y en los hogares, por parte de etólogos calificados, a los comportamientos indeseados de los animales, especialmente los perros.

3. La falta de educación de los tenedores de mascotas sobre los aspectos básicos referentes a la alimentación, la salud física y mental, la ambientación y el enriquecimiento ambiental a los alojamientos de las mascotas, al cuidado de sus procesos reproductivos y de sus necesidades derivadas de la edad, raza y especialización evolutiva.

Las páginas de esta revista, los foros, cursos, talleres y conferencias que ofreceremos, estarán permanentemente abiertas a quienes se interesan en los problemas antes enunciados y en aquellos que hemos olvidado. Les invitamos a participar, pues estamos convencidos de que solo el esfuerzo coordinado y mancomunado nos situará en el camino acertado, Hacia la solución de estos problemas inherentes a la mejora de nuestra calidad de vida.

León Montoya Naranjo.

Amigazoo.

A tres técnicas
En estos días de tanto adelanto en el adiestramiento canino y que en mi país se desarrolla la protección del medio ambiente y los defensores de los animales están comprometidos con el bienestar de éstos, no entienden muy bien como se podría solucionar determinado comportamiento que produce el abandono a la calle de los animales de compañía, especialmente perros y gatos
En casi todos los libros de adiestramiento canino, sea de índole de los refuerzos positivos, la técnica tradicional o el instintivista, muestran soluciones de determinados comportamientos que se logran en segundos.
Los primeros nos exponen que con la asociación del En + EI = RI, podremos resolver determinado comportamiento o realizar un contracondicionamiento, los segundos, nos argumentan que introduciendo un castigo positivo con un refuerzo negativo, podremos eliminar un comportamiento anómalo, los terceros, argumentan que analicemos los display de conducta de determinado instinto y podremos solucionar dicho comportamiento que nos molesta.
Hay que entender que todos los comportamientos que expresan los perros son naturales, es al hombre a quien le molesta o los afecta crónicamente.
La gran mayoría de los adiestradores están basados por la experiencia práctica que un amigo tiene y les enseño de como entrenar un perro, que no tiene nada de malo; hay otros que se tranzan en el mundo del adiestramiento canino y no profundizan más en sus conocimiento que en simples imágenes que se muestran en televisión.
Aunque cada uno de las tres técnicas antes citadas, se entrelazan para ponerse encima del otro, los tres son complementarios o mejor dicho, son inherentes entre ellos.
Lo que nos lleva a que debemos recurrir a la ciencia para solucionar un comportamiento determinado que molesta a los hombres y como los perros viven en la ciudad, sus peligros son latentes, se deben corregir para que dicho comportamiento no infrinja una lesión.
Un ejemplo, sería que al perro le gusta correr, es algo natural, sin embargo, si el perro corre por el parque y sale del césped y cruza la calle y lo atropella un carro. En una modificación de conducta no eliminaremos el correr, lo que le enseñamos es que pueda correr en un determinado sitio y si se va a salir a la calle el perro responderá a la orden de no y le impedimos cruzarla y evitar un accidente.
Aquí tendremos que utilizar las tres técnicas a la misma vez para lograr un buen trabajo.
Por lo tanto, deberemos, como dije antes, recurrir a la ciencia, desde la etología clásica, la etología aplicada, la psicología conductista, cognitiva y emocional y las leyes del aprendizaje.
Para poder emplear los métodos, debemos iniciar una anamnesis del comportamiento del perro, es allí en donde debemos encontrar los estímulos elicitadores, determinantes y desencadenadores.
Es en estos tres estímulos que me dedicaré a explicar más adelante.
Cuando observamos que el animal se desborda por un estímulo que está en el medio y no podemos controlarlo, y por tal reacción pone en peligro la integridad de los actores, es ahí donde la ciencia debe intervenir y dar una solución a dicho comportamiento y dejando de lado los pañitos de agua caliente que sólo enmascaran el problema real.
Edwin Velasco,
Etólogo Aplicado Canino.
AEPE de España